Pedagogía de la excepción

Knowledge Sharing

Tras numerosas conversaciones con docentes, directivos y educadores de distintos contextos, Axel Rivas, profesor-investigador y director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés (UdeSA) y autor de, entre otros libros, ¿Qué hay que aprender hoy?, ha elaborado un interesantísimo documento de trabajo sobre cómo educar durante la pandemia y sobre la necesidad de plantearse una pedagogía de la excepción para hacer frente a esta nueva situación generada por la crisis de la COVID-19.

Pedagogía de la excepción. ¿Cómo educar en la pandemia? nace en medio de una situación compleja. Es una forma de diálogo con el presente y una propuesta abierta al mismo tiempo. No se trata de una exposición de reglas con base empírica, simplemente busca aportar ideas y sugerencias en el campo de la educación primaria y secundaria mientras la educación está en el foco de la crisis como uno de sus efectos colaterales.

Axel Rivas insiste en su documento: “Necesitamos una pedagogía de la excepción”. Se trata de encontrar una pedagogía que actúe directamente sobre todos los problemas que han salido a la luz, marcados fundamentalmente por las desigualdades sociales. “Una pedagogía que apele a la didáctica para reclasificar el currículum buscando interacciones de sentido en vez de actividades sueltas. Una pedagogía que multiplique su mensaje, llegando también a las familias, ahora más importantes que nunca en el aprendizaje de los alumnos. Una pedagogía sensata, reflexiva y humana, en medio de la incertidumbre que vivimos”.

En resumen, se trata de aportar ideas pedagógicas de excepción para tiempos excepcionales.

Las cinco transformaciones…

Y esta pedagogía, según el autor, parte de este postulado que contiene cinco transformaciones de la gramática escolar:

  1. Se ha caído la presencia. Ya no hay reunión física de cuerpos, ni aulas, ni un grupo que interactúa e impone su dinámica, ni docencia pastoral que maneja un grupo visible a su cargo cada día y permite establecer una vara de lo que se enseña y aprende.
  2. Se ha caído el tiempo. Ya no hay horarios (salvo en los encuentros sincrónicos de los grupos con conectividad), ni horas de clase, ni rutinas encuadradas, ni claridad alguna en el modo de uso del tiempo de aprendizaje.
  3. Se ha desarmado el currículum. Está ahí el programa, pero ya se sabe que no se podrá abarcar completo ni qué criterios usar para fraccionarlo y reorganizarlo. Es un interrogante.
  4. Se ha desarmado la motivación basada en el deber externo. Ya no está la frontera escolar para imponer el poder de la norma, el mandato de hacer lo que dice una autoridad exterior. Se familiarizó el poder escolar: la motivación se negocia, impone o despliega en cada hogar de maneras invisibles para el sistema escolar.
  5. Se ha desarmado la armonía, el (falso) equilibrio de las cosas. Vivimos un estado de excepción mundial: no sabemos qué pasará con el coronavirus, ni con nuestras vidas ni con el futuro inmediato. El estado de ánimo está atravesado por lo imprevisible, lo inédito y lo doloroso de esta situación.

Estas transformaciones requieren una pedagogía de la excepción. Hay que hacer un ejercicio nuevo de transposición didáctica pandémica. Algo nunca visto, ni teorizado, ni imaginado.

En los países de América Latina la nueva realidad educativa es crítica, pese a los incontables esfuerzos de la política pública y de las escuelas. En este contexto se necesitan ideas para pensar en la docencia no presencial.

… y los cinco caminos pedagógicos

El autor habla de crear cinco caminos pedagógicos:

 Primer camino: recuperar los rostros. Conectar

La pandemia desató la era de la educación sin rostros y la pedagogía de la excepción debe comenzar por aquí. Por eso el autor recomienda recuperar el rostro, lo humano, reconocer las ausencias. “Fuera del radar presencial no sabemos qué alumnos están y cuáles se han ido, cuáles tienen problemas o situaciones difíciles en sus hogares”. Esto resulta especialmente complicado en Argentina, donde el curso acababa de empezar cuando se desató la pandemia y los docentes aún no conocían siquiera la cara y los nombres de sus alumnos.

“Mandar segmentos breves de videos con saludos, palabras de aliento, cuentos, poesías, desafíos o juegos es especialmente recomendable”, recomienda Rivas. Cuanto más pequeños son los alumnos, más importante es ver a sus docentes. Con cierta frecuencia hay que recordarles que sus cuerpos están allí.  Es imprescindible un apoyo individual, detectando casos críticos y creando un marco previsible de contacto y cercanía. Es importante ubicar a cada alumno, saber si tiene qué comer, dónde vive la pandemia, si tiene conexión, si tiene ordenador, si sigue con las actividades.

Segundo camino: reclasificar el currículum y la didáctica. Priorizar

Cobra más valor la capacidad de diseño didáctico. Es un momento para pensar y hacer buenas propuestas de aprendizaje que tengan en cuenta los saberes previos de los estudiantes y sus condiciones actuales.

“No debería caerse en la trampa de las actividades sueltas, ni las rutinas atrapadas en la vieja armonía escolar. Es clave priorizar el currículum: en cantidad, en calidad y en la producción de sentido”.

“¿Cómo es el diseño didáctico en la excepción?”, se pregunta Axel Rivas, y ofrece una serie de propuestas aprovechando lo que ya se conoce de las pedagogías activas:

  • Proponer hacer cosas que dan placer, disfrute y alegría mientras se aprende. Involucrar socialmente a la familia en juegos, desafíos y entretenimientos educativos.
  • Proponer hacer cosas que producen rápida apropiación, que los sujetos ven al hacerlas un cierto resultado propio de su acción (y que utilizando ese saber pueden volver a generar). No disipar demasiado en el tiempo el fruto de la acción de aprender.
  • Proponer hacer cosas exploratorias que hacen al sujeto parte del proceso de aprender. Esto puede producir un aprendizaje lento, incompleto y más ineficiente que la enseñanza directa (ya lo sabemos por muchas investigaciones) pero en tiempos de pandemia hay que saber aprovechar el aspecto creativo y disfrutable del aprendizaje por descubrimiento.
  • Proponer integrar las cosas para que no se sienta que uno está tirando el tiempo en actividades sueltas. Trabajar por proyectos es más necesario que nunca en la pandemia. Hay que reunir lo que se hace, pasarlo por distintas capas que le presten sentido y hagan sentir a quien trabaja/aprende que las piezas encajan. Hay que hacer que los alumnos jueguen juegos más completos, que entiendan de qué son parte, para poder poner en ello su energía.
  • Proponer crear, inventar y hacer. Es más fácil involucrar a los sujetos si se los hace sentir valiosos, si pueden expresar algo nuevo y no repetir una serie, si son creadores, artistas, exploradores. El arte es un gran camino para transformar la percepción y ampliar el horizonte de las estructuras mentales de los estudiantes.

“Está claro que se perderá mucho con este exceso de las pedagogías liberadoras y experienciales. No se podrá estructurar de manera más integrada y dirigida el contenido ni generar las explicaciones que lubrican las experiencias. Pero al menos, y esto es fundamental, se podrá disfrutar lo que se hace”.

Debemos recurrir al diseño de experiencias de aprendizaje llenas de sentido, que permitan a los alumnos transitarlas con cierto disfrute y a sus familias también.

Tercer camino: planificar con la desigualdad. Multiplicar

La pedagogía de la excepción propone escribirle/hablarle a las familias de manera directa, intencional, explícita. Se sugiere crear una doble intencionalidad pedagógica, un doble registro. Por un lado, la actividad que se propone al alumno, en cualquiera de sus formatos posibles. Por el otro, las indicaciones para las familias que lo acompañan. Hay que ser cuidadosos y simples: decir qué rol le proponen (dejarlos solos, ayudarlos, leerles, hacer algo juntos, corregirles o no, etc.) y para qué sirve eso que están haciendo (de qué trama forma parte, a dónde va, cómo sigue, qué están aprendiendo en concreto).

Es clave mantener también una comunicación muy cercana que oriente a las familias en cómo ayudar a sus hijos a aprender, organizar sus tiempos, facilitar el contexto singular en el cual se pone en escena la escuela en el hogar (rutinas como conversar sobre lo aprendido o hacer una síntesis semanal integradora, porque comunicar a otros es una parte central del aprender). Esto ayudará a manejar el tan difícil y repentino rol del educador casero, que no sabe realmente qué hacer con eso que llega de la escuela.

Cuarto camino: una nueva secuencia. Rutinizar

Salidos del shock repentino del confinamiento, podemos ahora mirar el calendario escolar y crear un recorrido posible. Es hora de planificar los próximos meses y quizás el año completo. Al menos hacerse una idea del recorrido en condiciones de virtualidad.

Es tiempo de reinstalar algunos dispositivos de la frontera escolar tradicional, de la continuidad, de la pedagogía visible, de la vara que define lo predecible, lo común, lo serializado, la rutina; la serie en el tiempo que arma una secuencia de hitos de aprendizaje y un seguimiento por parte de los docentes. Se sugiere apoyarse en las columnas del currículum (sin presionar donde no se puede), cierta continuidad de las propuestas didácticas, el uso de materiales ya estructurados como los libros de texto, los cuadernillos, los programas de TV y radio. Dar algunas secuencias practicables con guías para las familias: proponer a los alumnos que lean un par de páginas por día para no perder el hábito de la lectura, incluir en cada proyecto ciertas secuencias curriculares de repetición y consolidación, hacer rutinas de síntesis semanal de aprendizajes, crear un diario de lo aprendido o de las reflexiones sobre lo aprendido, etc.

Pero no hay que forzar demasiado, no hay que apretar, no hay que poner en situación de ajenidad y alienación a quienes no tienen contención ni pueden recibir una explicación que calme la ansiedad de lo que no se entiende o no se logra.

Estas propuestas son compatibles con una misión fundamental: entusiasmar a los estudiantes. Las propuestas opcionales son posibles rumbos en la noche de la enseñanza. Hay que darles a los estudiantes, especialmente en los grados superiores de primaria y en secundaria, alternativas de exploración profunda. Si tienen conectividad el mundo es inmenso y podrían los docentes hacer algo de curaduría de plataformas y recursos para darles a sus alumnos caminos comentados.

Quinto camino: crear comunidad. Reflexionar

No estamos solos, aunque vivamos el encierro de la pandemia. Es importante crear comunidad, hablar con los colegas, pensar juntos, descargar los pesos de la incertidumbre y los dolores sociales y personales que vivimos en este tiempo desalmado. No olvidar nunca el hacer ese siempre pendiente encuentro virtual (en lo posible con los rostros, porque ellos traen las sonrisas y los gestos que tanto extrañamos) cada dos o tres semanas con colegas docentes, juntarse en grupos de whatsapp para pasarse un estado de situación del curso compartido o de las actividades.

Planificar juntos no es fácil, pero hay que intentar aunar ideas y en lo posible trabajar por proyectos. Aprovechar la reducción curricular para amplificar las dosis de interdisciplina.

Crear comunidad es recrear la institución en la virtualidad, es generar un plan colectivo, ponerse de acuerdo, diseñar nuevas rutinas institucionales. También aquí los directivos son claves para hacer ese nuevo equilibrio de apoyo, acompañamiento y seguimiento de sus docentes.

Axel Rivas concluye este documento formulando dos preguntas: ¿Qué de todo esto deberá quedar en las escuelas cuando la pandemia se termine? ¿La pedagogía de la excepción es un camino hacia la liberación de las aulas y nos conduce al anhelado deseo de disfrutar aprendiendo? “La pedagogía de la excepción es eso: una excepción. Este tiempo no es una “oportunidad educativa”. La pandemia del coronavirus es una tragedia. Debemos estar unidos, cuidarnos, cuidar de los otros y muy especialmente de los mayores. Es un tiempo para adaptarnos lo mejor que se pueda y depositar nuestra inversión como sociedad en las ciencias que puedan ayudarnos a resolver el problema y a mitigar sus efectos.

Lo que salga de esta gran excepción no lo sabremos. La escuela tiene secretos bien guardados que se anclan en las maneras de estructurar el conocimiento y desplegarlo masivamente. No está muerta ni sus dispositivos son insensatos. No hay que caer en las tentaciones de la innovación sin saber qué riesgos hay en juego”.

Sea como sea, lo más importante de este momento histórico es ser capaz de aprovecharlo para mejorar, si eso es posible. La educación siempre tiene necesidad de mejora. Sin duda, lo que sí hemos conseguido en estos tiempos es aprender.

La educación nos une.

Si quieres leer el documento completo de Axel Rivas puedes hacerlo aquí: Pedagogía de la excepción. ¿Cómo educar en la pandemia?